Si la vida no te da razones para sonreir, ven aqui, a mi lado, que yo te hago tener razones para hacerlo

10 jun. 2012

Hablar por hablar.

Hablar es barato. Si no lo fuera, la gente tal vez dejaría de lanzar <<te quieros>> a diestro y siniestro como si fuese una frase rebajada en un cajón de la sección de oportunidades. Ser tacaño con los sentimientos, guardarse de expresarlos hasta el instante propicio, debería concederles más valor a ojos de aquel con quien finalmente te sinceras, por mucho que tarde en llegar ese momento. Si estás con la persona acertada, es una inversión que merece la pena. La paga es que, a veces, esperas tanto para escuchar esas palabras que acabas roto por dentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario